• El robot destinado a optimizar los resultados de las cirugías traumatológicas de reemplazo articular de rodilla busca colaborar en la reducción de la lista de espera quirúrgica asociada a esta especialidad.

 

Rancagua, 05 de enero de 2023.- Con capacidad de entregar información exacta al cirujano para permitir una intervención de reemplazo articular de rodilla con mayor precisión, ROSA (Robotic Surgical Assistant), el robot recién adquirido por el Hospital Regional del Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO), debutó asistiendo en pabellón la operación de una paciente de 68 años diagnosticada con artrosis severa en su rodilla izquierda, definiendo con ello el hito inicial del año 2023 para el HRLBO, de posibilitar el uso de esta tecnología por primera vez en un hospital público, para no solo acelerar el volumen resolutivo respecto de la lista de espera, sino generar una mejoría funcional rápida del paciente.

“Primera vez que se hace esta cirugía con asistencia robótica para prótesis total de rodilla en un hospital público del país”, señala el traumatólogo del Hospital Regional, Felipe Moya, a cargo de la intervención, agregando que “el robot, es capaz de reconocer la rodilla del paciente y ubicarse en la posición requerida, realizando un cálculo espacial del área donde se colocará la prótesis -previa planificación del equipo médico-, entregando información exacta, con guías de corte precisas para ejecutar una perfecta incisión, dar la forma adecuada a la prótesis, y posibilitar una alineación correcta de la paciente, facilitando el procedimiento quirúrgico decidido”.

Posterior a la cirugía de reemplazo articular con asistencia robótica, la paciente María Isabel Núñez, a menos de 24 horas de su intervención, comienza a dar sus primeros pasos, expresando que “me siento muy contenta porque estoy dando mis primeros pasos, los que no esperaba que fueran tan pronto. Antes sentía la rodilla áspera y ahora al caminar la siento muy suave, no siento dolor, ni miedo a dar el paso”.

La rehabilitación en este contexto, toma un lugar primordial ya que gracias a esta innovación puede comenzar mucho antes de lo previsto, es decir, horas más tarde de realizada la cirugía o al día siguiente de la misma, como indica Ronald Muñoz, kinesiólogo de Medicina Física del Hospital Regional. “El uso del robot y la forma en que se colocó la prótesis hizo que empezáramos la marcha rehabilitadora de manera prematura. La idea es lograr una rápida funcionalidad, evitar riesgos de fibrosis articular o atrofia muscular, condiciones que tratamos en nuestro servicio de manera ambulatoria, intrahospitalariamente y en hospitalización domiciliaria, que es lo que sigue para esta paciente en particular”, sostiene el profesional.

Respecto a ello, el director (s) del Servicio de Salud O’Higgins, Jaime Gutiérrez, quien visitó a la paciente a horas de su intervención, resaltó que “el trimestre pasado se aumentó exponencialmente el volumen resolutivo respecto a años anteriores, realizando cirugías dentro y fuera de horario, pero buscando mejorar los resultados, y optimizar el recurso, nació en el equipo médico la idea de realizar cirugía robótica de prótesis de rodilla en el Hospital Regional. Esta iniciativa fue acogida por los directivos del Hospital y del Servicio, y en colaboración con la empresa privada se ha logrado contar con esta tecnología pionera en nuestra región y así entregar los beneficios que implica para nuestros usuarios”.

El asistente robótico ROSA, entregado en comodato al HRLBO por la empresa Zimmer Biomet, ofrece ventajas significativas, como manifiesta Marianela Chacón, gerente de la línea de rodilla de la compañía. “Aunque la tecnología robótica lleva cuatro años en Chile, ROSA se configura como pionero para la salud pública. Se incorpora al Hospital Regional para aportar beneficios, entre ellos facilitar una rehabilitación precoz con mejores resultados, una colocación certera del implante, una reducción de los tiempos de hospitalización y de los recursos, una rebaja en las listas de espera traumatológicas y de las tasas de readmisión por inestabilidad o aflojamiento de la prótesis”.

La paciente finalmente, recibió su alta terapéutica con indicación de hospitalización domiciliaria, instancia en la que el equipo de especialistas se encargará de su rehabilitación. “Tengo la expectativa de retomar mi vida normal y así será”, concluye María Isabel Núñez.