• Las causas principales que provocan esta patología son la diabetes descompensada y la hipertensión arterial.  

 

Rancagua, 11 de mayo 2022.- El Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO) dializa 70 pacientes cada semana afectados por la Enfermedad Renal Crónica (ERC), una patología que impacta directamente la función del riñón, reduciendo al máximo la eliminación de desechos y el exceso de agua en la sangre a través de la orina.

“En general la insuficiencia renal crónica se manifiesta lentamente, con náuseas, vómitos, fatiga, compromiso del estado general y empiezan aparecer edemas en las extremidades. A futuro se provoca el síndrome urémico, empieza a subir la urea porque el riñón es incapaz de metabolizar bien la urea con la alimentación y se intoxica la sangre”, aseguró el jefe de la Unidad de Diálisis del HRLBO, Dr. Juan Romero. 

Entre las causas más frecuentes que generan esta enfermedad se encuentra “la diabetes que se complica en el tiempo. En este momento nosotros (en el hospital) tenemos un 35% de pacientes en diálisis que tienen diabetes. Además, la evidencia científica disponible indica que 1 de cada 4 personas con ERC es hipertensa”, sostuvo el especialista. Asimismo, la falla renal también se atribuye a patologías como cálculos, pielonefritis, infecciones urinarias, cáncer de próstata, el cáncer de vejiga, lupus, entre otros. Adicionalmente, “se debe poner mucha atención al consumo excesivo de fármacos como el antiinflamatorio, llámese ibuprofeno o todos los coxibs como el celebra, ya que a la larga determinan daño renal definitivo”, afirmó el Dr. Romero. 

En Chile se estima que 23 mil personas reciben tratamiento de diálisis, es decir purifican su sangre mediante un soporte vital automatizado que permite sustituir al riñón en su función. “el paciente se va casi normal a su casa. Llega con toda esta sobre carga de líquido, con toda esta urea que le ha provocado problema y cuando se van, se van con una urea en 30. Lo normal es 23, pero ese indicador no provoca síntomas y puede hacer su vida normal hasta que vuelven de nuevo a diálisis”, añadiendo que “y muchos de ellos están en plan de trasplante que sería la solución definitiva a la enfermedad que puede ser por origen de cadáver o mediante un familiar”.

La urea se origina producto de la ingesta elevada de proteínas y aquello contamina la sangre. En ese contexto, la alimentación es fundamental para mejorar la condición de salud del enfermo, evitando “el consumo de purina, de las carnes. Hay una dietoterapia que permite disminuir las carnes rojas y fomentar las carnes blancas como el pollo, el pavo, el pescado y carne de soya y privilegiar todo lo que sea más vegetariano” señaló Romero.   

Por eso la importancia de “generar una cultura preventiva”, indicó el médico, llevando a cabo algunas recomendaciones en la rutina diaria como: “una alimentación saludable, bajo consumo de sal, preferir alimentos frescos, desarrollar ejercicio físico, consumir agua y dormir el tiempo adecuando, entre otras acciones”, concluyó.