• Permaneció cerca de dos meses en ventilación mecánica en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Regional. Ahora que está en una condición de salud favorable, decidió saludar personalmente a sus “héroes”.

 

Rancagua, lunes 9 de agosto 2020.- Una esposa presente en todo el periodo de enfermedad de su marido es testigo en primera persona de lo complejo que fueron los días para Marco mientras estuvo internado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins. “Nos avisaron siete veces que él podría fallecer en cualquier momento”, cuenta Erika Córdoba.

 

Sin embargo, este hombre de 58 años salió adelante en todas las ocasiones que estuvo a punto de perder la vida, “no sé cómo lo hacía, pero aquí está. Se encuentra muy feliz y agradecido”, agregó su esposa.  

 

Tras permanecer casi dos meses en ventilación mecánica, Marco Pumarino logró sobreponerse a una severa enfermedad. “Tuve un grave problema renal que me tuvo con una pata en el cajón. Estuve muy mal, pero acá me salvaron la vida”, afirmó el paciente.

 

Marco padeció una patología poco común y de causas inciertas. En un principio los especialistas pensaron que podría ser cáncer de pulmón, sin embargo, tras algunos análisis finalmente se diagnosticó una Granulomatosis de Wegener. “Él llegó por una insuficiencia respiratoria en un principio. Pensamos que era un cáncer, pero surgieron elementos que nos permitieron plantear una enfermedad no oncológica”, aseguró la jefa de Unidad de Paciente Crítico (UPC), Dr. María Alicia Cid, agregando que “se trató de una enfermedad autoinmune, es bastante rara la verdad, pero gracias a dios y todo el esfuerzo técnico se logró controlar, estabilizar y entregar la terapia que necesitaba”.

 

“La atención, la amabilidad de la gente, el recuerdo de lo que pasé acá (UCI). Todo me motivó a venir a visitarlos. Yo estoy muy agradecido, la gente se portó maravilloso conmigo” indicó el ahora ex paciente de la UCI del Hospital Regional.

 

Actualmente, Marco se encuentra con atención de salud domiciliaria a cargo de un equipo multidisciplinario del HRLBO. Su recuperación es favorable y cada día se vuelve más autovalente. “Para nosotros es muy satisfactorio tener la oportunidad de ver a un paciente que estuvo mucho tiempo hospitalizado. Fueron muchos días de incertidumbre sobre sí el salía o no de esto. Entonces, verlo ya recuperado, nosotros lo dimos de alta desde la UCI, verlo feliz con su familia; para nosotros es muy gratificante”, señaló uno de los médicos que trató al enfermo, Dr. Víctor Vásquez.

 

“La gente de este hospital me marcó en el fondo. Una etapa de mi vida difícil de salud y estoy muy agradecido con todos ellos”, concluyó muy emocionado Marco Pumarino.