• Debido a la pandemia, el Hospital Regional dirigió sus esfuerzos en atender a los pacientes COVID-19 y evitar los contagios de usuarios al interior del establecimiento.

 

Rancagua, miércoles 25 de mayo del 2021.- El 2020 fue un año muy especial para la historia de la salud mundial, nacional y del Hospital Regional Libertador Bernardo O´Higgins (HRLBO). Debido a la pandemia del virus SARS-CoV-2, el principal centro de salud regional debió readecuar su infraestructura sanitaria, prestaciones médicas y atención de usuarios para responder a la demanda de una población de 762.479 personas.

“Me corresponde presentarles la Cuenta Pública 2020, que quisiésemos hubiese sido distinta. Lamentablemente nos hemos visto enfrentados a un proceso nunca antes visto en la salud pública y desde abril enfrentamos la pandemia que nos ha obligado a readecuar nuestras instituciones y a suspender algunas de nuestras obligaciones, en cuanto a las prestaciones de nuestros pacientes”, comenzó el director (s) del HRLBO, Dr. Carlos Bisbal. 

De acuerdo a lo informado en la Cuenta Pública HRLBO 2020, para afrontar la nueva demanda de pacientes respiratorios asociados al COVID-19 se estableció el Plan de Complejización de Camas, que permitió triplicar de 20 a 66 las camas críticas ventiladas (UCI) y de 40 a 71 las UTI. Al mismo tiempo, se realizaron cambios en la atención de pacientes y usuarios.   

Una de las primeras medidas adoptadas fue la segregación de Urgencia Adultos entre pacientes respiratorios (6.059 consultas anuales) y no respiratorios. Se debieron suspender las atenciones ambulatorias, a excepción de los pacientes crónicos y oncológicos, por lo que parte importante del personal fue reubicado. Además, se contrató personal nuevo. Las cirugías selectivas y no urgentes tuvieron que ser aplazadas. 

El Laboratorio del HRLBO analizó un total de 126.523 exámenes PCR provenientes de todas las comunas de la Región de O´Higgins y en total se atendieron 1.650 pacientes COVID-19.

En la atención de usuarios se realizó la segregación de personas al interior del recinto para permitir el distanciamiento social, sumado al control de temperatura y uso de alcohol gel. Debido a la restricción de visitas a hospitalizados, se creó el Módulo de Enseres para llevar artículos de aseo a los enfermos, y se adquirieron tablets para realizar videollamadas entre pacientes y familiares. El acompañamiento espiritual se realizó de forma remota, aunque con algunas visitas presenciales. Se creó la Atención Virtual de Usuarios, chat de Facebook que funciona de lunes a domingo.

El Servicio de Farmacia implementó medidas para favorecer a los usuarios, como la entrega de medicamentos a domicilio, retiro en centros de salud cercanos al hogar (comunas lejanas a Rancagua) y retiro programado (hrr.saltala.com) que también aplica para Toma de Muestras.

“El año 2020 estuvieron todos los esfuerzos dirigidos a que nuestros usuarios no tuvieran que venir al hospital, y si tenían que venir fuera en el menor tiempo posible y así evitar contagios. Trabajamos para acercarnos a la gente y que pudieran hacer muchas cosas desde su casa”, aseguró la jefa del Departamento de Participación y Satisfacción Usuaria, Elisabeth Moreno, servicio que recibió 3.562 solicitudes.

En cuanto al futuro del Hospital Regional, para el 2021 se está trabajando en la creación de la Unidad de Hematología Intensiva, en la Unidad Coronaria y el Departamento de Medicina Cardiovascular, en recuperar la actividad quirúrgica -si la pandemia lo permite-, en la Unidad de Tratamiento de Ataque Cerebro Vascular, en contar con un segundo angiógrafo, y en la Unidad de Diálisis 24 horas que ya está en funcionamiento. 

“Quiero hacer un particular reconocimiento a la labor de nuestros funcionarios y funcionarias, que han tenido un destacado papel en el control y manejo de esta pandemia, y en dar la atención que merecen nuestros usuarios, pudiendo afrontar de manera tremendamente satisfactoria la atención de nuestros pacientes”, finalizó el director (s) del Hospital Regional, Dr. Carlos Bisbal.