• Este tipo de procedimiento médico utiliza un tubo flexible con una cámara que ingresa al cuerpo para revisar visualmente las vías digestivas y así diagnosticar. Debido al uso de sedantes, es muy importante acudir con un acompañante.

 

Rancagua, miércoles 20 de enero del 2021.- Prevenir y controlar patologías digestivas a través de la observación visual interna del paciente, es el objetivo de la Unidad de Endoscopía perteneciente al Consultorio Adosado a Especialidades (CAE) del Hospital Regional Libertador Bernardo O´Higgins (HRLBO), que trabaja día a día con 16 profesionales para entregar una atención personalizada y de acuerdo a los parámetros de Calidad e IAAS.

Para la jefa de la Unidad de Endoscopía del HRLBO, Dra. Mayelis Paz Sánchez, este procedimiento médico consiste en la revisión visual de las vías digestivas a través de una cámara que ingresa en un tubo por una cavidad. “Puede ser alta (gastroscopía) o baja (colonoscopía), e incluye desde el estómago hasta el colon. Son de vital importancia para la prevención de enfermedades neoplásicas, cánceres y otro tipo de patologías”, indicó la gastroenteróloga.

Además, la endoscopía se preocupa de la gastrostomía endoscópica percutánea, que es el procedimiento que sirve para alimentar a través de sondas a personas que perdieron la capacidad deglutoria.

Los pacientes que requieren endoscopía ingresan de forma ambulatoria, a través de interconsultas del Cesfam, desde Urgencia del HRLBO, hospitalizados, o derivados desde la red (otros hospitales de la región). Además, se tratan a los pacientes oncológicos, ya sea por sospecha o que necesiten ser operados de algún tumor.

La enfermera de la Unidad de Endoscopía, Constanza Núñez, aseguró que a los pacientes que necesitan endoscopía “se les hace un procedimiento de ingreso, un control de signos vitales, se le conecta una vía intravenosa cuando es ambulatorio y se pide el consentimiento escrito; posteriormente se revisa endoscópicamente la vía digestiva alta, ingresando por la boca, esófago, estómago y duodeno. Para la colonoscopía, que es el procedimiento a través del recto para observar la mucosa del colon, se hace un proceso de educación previa del paciente. En la gastrostomía se realiza una incisión en la pared abdominal para instalar una sonda de alimentación”.

La enfermera agregó que para todo paciente es muy importante venir acompañado. “Cuando está hospitalizado viene con un funcionario y cuando llega de forma ambulatoria está junto a un familiar responsable. Esto es porque se le administra una sedación que lo deja bastante somnoliento después del procedimiento, por ello quedan en la sala de recuperación especialmente adecuada”, señaló Núñez.

La crisis sanitaria asociada al COVID-19 ha modificado la forma de trabajo. “En pandemia estamos con un número reducido de pacientes, pero siempre realizando los diagnósticos y seguimientos de patologías crónicas y screeming (detección) de patologías neoplásicas que siguen apareciendo”, aseguró la doctora Sánchez.

Por último, la jefa de la unidad aseguró que durante la pandemia se han realizado endoscopías a contagiados. “Hemos atendido a pacientes COVID-19 con enfermedades de base, que se han descompensado por el mismo coronavirus o se han complicado por la infección viral. Igualmente vemos pacientes por Urgencia que ingresan con hemorragias digestivas, con sus patologías de base descompensadas, y hemos visto un alto número de pacientes que han debido ser tratados”, concluyó la gastroenteróloga.