• Un equipo multidisciplinario de once profesionales inició funciones en cuatro COSAM de Rancagua, con el objetivo de atender los requerimientos de salud mental más urgentes de los menores en la emergencia sanitaria.

 

Rancagua, miércoles 11 de noviembre.-  Una de las áreas que más preocupa a los expertos durante la pandemia del COVID-19 es el estado de salud mental de las personas. Sobre todo, cuando la gran mayoría estuvo durante extensos periodos en cuarentena con teletrabajo y actividad académica a través de videoconferencias.

 

Sin duda, la cotidianidad de las personas cambió, siendo la población infanto-adolescente el principal foco de intervención en materia de salud mental del Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins. “En los últimos años, la psiquiatría infantil ha sido uno de nuestros objetivos principales. La idea es cubrir estas brechas y ha sido por lo que hemos trabajado todo este tiempo, pudiendo fortalecer tanto los equipos de atención cerrada y abierta”, afirmó la Jefa de Salud Mental del HRLBO, Dra. María José González.  

 

En ese contexto, el principal centro de salud de la región anunció la llegada de once nuevos profesionales que estarán distribuidos en los cuatro Centros Comunitarios de Salud Mental (COSAM) de Rancagua. El equipo multidisciplinario contempla sicólogos, terapeutas ocupacionales y trabajadores sociales, “los cuales fortalecerán a los equipos base de psiquiatría infantil de los COSAM”, aseguró Paula Antileo, Supervisora Clínica de la Atención Abierta del Servicio de Salud Mental, quien además agregó que “ahora podremos ofrecer una atención integral a nuestros pacientes con áreas nuevas de intervención, como la terapia ocupacional que es un tema súper relevante para los niños”.

De acuerdo a la psiquiatra, Dra. María José González, “una población infanto-adolescente que tiene una mejor salud mental, significa que estamos construyendo futuro ciudadano y personas también con una mejor calidad de vida, y por ende una mejor sociedad en el tiempo. Por esto yo creo que pensar en fortalecer el área de salud mental infantil, es un aporte importante para la comunidad de nuestro país”.

 

Las nuevas atenciones están asociadas a patologías como trastorno del espectro autista, enfermedades del ánimo, depresión, trastornos de ansiedad, entre otras condiciones de salud que afectan a menores de entre 5 a 17 años. “La idea es poder cubrir la mayor cantidad de enfermedades posibles con esta primera ola de contrataciones y luego nos proyectamos con una segunda contratación de profesionales como fonoaudiólogos, enfermeros, TENS y cargos administrativos. La idea es continuar fortaleciendo la atención de salud mental en nuestros niños y adolescentes”, finalizó la supervisora de Salud Mental, Paula Antileo.