Las Traqueostomías más frecuentes por lejos son las utilizadas en pacientes de la UPCA ( Unidad de Pacientes Críticos Adultos ), que usan un tubo en la boca o a veces raramente en la nariz hacia las vías respiratorias, es decir la traquea,  para que puedan respirar porque no lo pueden hacer por sí sólos.

La Dra. Michelle Arroyo, del Servicio de Otorrinolaringología y quien lidera el equipo médico y no médico del Hospital Regional Libertador Bernardo O”Higgins que realiza las Traqueostomías Percutáneas, señaló que “esta técnica se realiza cuando ese paciente lleva más de una semana en esas condiciones, o el médico ve que necesitará por más tiempo ese tubo, pues existe el riesgo posteriormente (como secuela) que  se estreche la traquea o la parte más baja de la laringe”.

Con la finalidad de reducir ese riesgo se prefiere una Trasqueostomía, que consiste en la instalación de un tubito, es decir una comunicación entre el ambiente del cuello directo hacia la traquea, más abajo de la manzana de Adán en los varones, reduciendo en forma mínima el riesgo de que se estreche esa parte.

El procedimiento clásico de Traqueostomías se ejecuta en pabellón, con las incisiones correspondientes, lo que significa además, ocupar cupos de pabellón, gastos de insumos, mayor tiempo de empleado en la cirugía y preparación previa, etc.

El HRLBO implementó el procedimiento percutáneo, que significa a través de la piel sin mediar incisiones, el cual se puede realizar al lado de la cama del paciente en la UCI o UTI, a través de un Kit, con punciones que permiten en primer lugar el bienestar del paciente, al ser menos traumáticas, menor sangramientos y más rápidas de hacer, esa cánula debe cambiarse una vez al mes aproximadamente, sin mediar procedimiento complejo para el paciente.

La especialista, manifestó además que “de esta forma el paciente queda con su traqueostomía sin haber ingresado a pabellón, el tiempo de uso va a depender del diagnóstico de base del paciente, si es un paciente neurológico y que dificulta su respiración por su cuenta y que los mantiene inconsciente transitoriamente, para después recuperar sus funciones respiratorias por sí mismos, votar secreciones, toser; esa cánula o traqueostomía se puede sacar y la herida cierra con bastante facilidad a los pocos días.

Si el daño neurológico llega a ser permanente, la Traqueostomía también puede llegar a ser permanente, para permitir de esta forma la respiración del paciente, dependiendo exclusivamente de la enfermedad que generó la necesidad del tubo.

Estas Trasqueostomías con la técnica percutánea, se pueden realizar varias en un día lo que significa una disminución de costos para el hospital, pero además menos traumático para el paciente, como equipo también se ha mejorado cada día la curva de aprendizaje con 103 de estas, gracias al gran equipo conformado por médicos enfermeras y personal de la UPCA (Unidad de pacientes críticos adultos) en conjunto lograron un fiato y trabajo en equipo, en beneficio total del bienestar del paciente.