• El período que viene justo después del parto es muy importante para el apego entre madre y recién nacido. Pero en época de COVID-19 debe considerar  algunos cuidados especiales.

Rancagua, miércoles 29 de julio del 2020.- El puerperio es el periodo fisiológico de la madre que viene inmediatamente después del parto y que dura aproximadamente seis semanas. En este tiempo no solo se acomoda el físico de la mujer, especialmente el útero, también se realiza el apego emocional entre la progenitora y el recién nacido, por lo que es una etapa muy importante para ambos. 

“Es una de las etapas más hermosas en la vida de una mujer. Es el momento en que conoce a su hijo, en el que aprende de él. Por su lado, el recién nacido llega a un mundo nuevo, donde tiene que aprender de su madre, escuchar su voz, oler su piel y comenzar la lactancia. En esta etapa nosotros le entregamos las herramientas para que la madre se empodere de este proceso tan importante”, explicó la matrona de la Unidad de Puerperio del Hospital Regional Libertador Bernardo O´Higgins (HRLBO), Mariana Manzor.

Pero al igual que muchos otros aspectos de la vida, durante el periodo de la pandemia asociada al coronavirus COVID-19 el puerperio requiere cuidados especiales. La imposibilidad de recibir visitas en el posparto, la distancia entre madre e hijo y la lactancia con mascarilla, han sido los obstáculos más difíciles para las madres.

“En época de pandemia estamos todos más vulnerables, especialmente la madre en su período de embarazo, y el hecho de estar en un hospital aumenta la sensación de riesgo de contagio. Para eso estamos nosotras, para tranquilizarlas. Durante las 48 horas en que están hospitalizadas debemos educar para que cuando se vayan a su casa pueda cuidar al recién nacido, distinguir los signos de alarma, y principalmente ir a un centro asistencial solo cuando es necesario”, indicó la matrona del Hospital Regional.

Además, el autocuidado es primordial. “La enseñanza principal es usar la mascarilla constantemente y lavarse las manos antes y después de amamantar y mudarlo. La lactancia debe continuar pero con mascarilla. El recién nacido debe estar a dos metros de la madre cuando no esté amamantando”, agregó Mariana Manzor.

El puerperio es una parte fundamental dentro del apego que se da entre la madre y el recién nacido, al igual que la lactancia. “Es difícil ser madre en pandemia. Ellas quieren abrazar y besar a su hijo, pero nosotros les explicamos que es una muestra de amor muy fuerte que ellas se protejan y protejan a sus hijos de no contraer este virus. Les brindamos todo el apoyo, siempre enseñándoles el cuidado de usar mascarillas, el lavado de manos y la lactancia”, concluyó la matrona del HRLBO.