• Dependiente del Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, ha contribuido a que muchos pacientes dejen en el pasado el dolor y comiencen la esperada recuperación.

El Hospital Regional Libertador Bernardo O’Higgins (HRLBO) está marcando pautas a nivel nacional en la entrega de distintos servicios, muchos de ellos van más allá de la medicina tradicional. Un ejemplo es la piscina terapéutica, donde con equipos de última generación y más de 50 profesionales de distintas áreas, reciben cada día a gran cantidad de pacientes que acuden hasta el Servicio de Medicina Física y Rehabilitación, donde además cuentan con gimnasio para adultos y niños, tratamiento de presoterapia, piso pélvico, hombros y manos, además de otras especialidades.

La piscina terapeútica es fundamental en el tratamiento de niños con daños neurológicos como también adultos con patologías traumatológicas y que han sufrido algún daño importante. Sobre ello, el kinesiólogo Julián Cerpa Leal, encargado de la piscina terapeútica del Hospital Regional, señaló que “lo primero es una evaluación muscular, movimientos etc. Las sesiones duran aproximadamente 40 minutos, las que ayudan mucho a la movilidad, disminución del dolor, aumento de fuerza y de rango articular”.

Niños y adultos con parálisis cerebral, adultos con artrosis de cadera, artoplastía de rodillas, fracturas de rodilla, tobillos, síndromes diferentes en una amplia gama de patologías son atendidas en esta unidad.

“Maravilloso”, es lo primero que se viene a la mente de Mirta Vargas, quien tras ser operada de una artrosis severa de la rodilla izquierda, se le implantó una prótesis que la hizo estar en terapia por algún tiempo. Una segunda operación en Santiago en la ACHS a su rodilla derecha, la obligó a volver a terapia a la piscina del Hospital Regional. “En 5 sesiones he logrado una estabilidad perfecta, sin dolor, esto ha sido realmente maravilloso”, recalcó la paciente.

Por su parte, Catalina Pinto, paciente operada hace tres años de la columna manifestó que “el Dr. me aconsejó hacer esta terapia, realmente me hacía falta un tratamiento que aminorara los dolores que eran terribles y además de disminuir el estrés que acompañan estas situaciones que a veces son muy traumáticas. Es mi primera vez en un hospital realizando estas terapias, que son realmente eficaces contando siempre  con los consejos y la ayuda de los kinesiólogos, especialmente de Julián Cerpa y de todo el  personal que trabaja en este servicio”.

Un tratamiento excelente que nada tiene que envidiar a una clínica privada, y que ha permitido salir adelante a los pacientes guiados en todo momento por el kinesiólogo encargado y los distintos profesionales que componen el Hospital Regional.