• Siendo ello un acto sublime que permite que otro ser humano reciba vida después de la vida.

El Hospital Regional Libertador Bernardo O´Higgins (HRLBO) a través de su Unidad respectiva, realizó el décimo primer procuramiento de órganos del año 2019, tratándose, esta vez, de un paciente masculino de 55 años, quien donó su hígado, dando vida después de la vida.

Katherine Vargas, enfermera de la Unidad de Procuramiento de Órganos y Tejidos del Hospital Regional LBO, señaló que “el paciente sufrió un accidente cerebro vascular isquémico. A pesar del dolor de tan irreparable pérdida, la familia tomó la determinación de la donación, pues el paciente había manifestado en vida el deseo de ser donante y su esposa junto a sus hijos, respetaron su voluntad”.

Por su parte, la enfermera de procuramiento María Ignacia Villegas, manifestó que “a este procedimiento, asistió un equipo del Hospital Clínico de la Universidad Católica, quienes realizaron el procuramiento, tan esperado por los pacientes que se encuentran en lista de espera”.

Respecto a ello, en el Hospital Regional destacaron que pese a los acontecimientos registrados en el país, la Unidad de Procuramiento del HRLBO continúa su trabajo arduamente en pos de los diferentes pacientes que esperan un órgano para ser trasplantados. En ese contexto, la profesional, Katherine Vargas, sostuvo que “nosotras como equipo entendemos la contingencia que vive el país, pero ante este tipo de emergencias la unidad debe responder oportunamente, entendiendo que una familia decide donar generosamente un órgano y por otro lado, un paciente está esperando para que salven su vida y así pueda permanecer mucho más tiempo junto a su familia”.

La importancia de ser donante es fundamental, especialmente para todos los pacientes receptores, ya que integran una lista de espera o, generalmente, son parte de las prioridades nacionales que necesitan un trasplante de órganos.

Para ser donante la persona tiene que manifestarlo en vida y posteriormente la familia acatar ese deseo, siendo ello un acto de solidaridad y responsabilidad, porque ser donante, es dar vida después de la vida.