• Mientras que los que reciben tratamiento aumentaron de 39.000  en 2017 a 45.140 en 2018, un avance de 16%.

El Programa Conjunto de las Naciones Unidas sobre el VIH/Sida (ONUSIDA) presentó esta semana el reporte mundial sobre el VIH 2019 (con datos reportados por los países en 2018). En lo que respecta a Chile indica que 71 mil personas en el país viven con VIH, lo que implica un aumento de cuatro mil personas más  respecto al  2017, cuando se registraron  67 mil.

Del universo de personas que viven con VIH, 61.660 han sido diagnosticadas, es decir, un 87% del total.

Además, señala que 45.140 de las personas que viven con VIH reciben tratamiento, es decir, 6.140 más que el año anterior, pasando de 39 mil en 2017 a 45.140 en 2018. Mientras que las personas seropositivas con carga viral suprimida o indetectable, alcanzan a 39.690.

Para el ministro de Salud, Jaime Mañalich, los resultados son positivos, porque dan cuenta que las acciones que se han tomado en relación a aumentar la pesquisa de casos van en la dirección correcta. No obstante, reconoce que hay algunas brechas que tenemos que mejorar para cumplir con la meta del Plan 90-90-90 de ONUSIDA, que significa, que al 2020 el 90% de las personas que viven con el VIH conozcan su estado serológico; que el 90% de las personas diagnosticadas con VIH reciban su tratamiento y que el 90% de las personas que reciben la terapia antirretroviral, tengan supresión viral.

“Nosotros creemos que debemos tomar un compromiso frente a Chile y este compromiso es hacer nuestro lo que ONUSIDA nos está pidiendo: que para el 1 diciembre del 2020 la epidemia de VIH esté controlada. Nuestro objetivo es que en ese plazo encontremos a cerca de 15.000 personas que viven con VIH, o que no están en tratamiento o no han alcanzado la supresión viral. Necesitamos toda la colaboración  para  permitir a esas personas que viven con el virus lo sepan, para que accedan al tratamiento gratuito, mediante el AUGE y una vez que estén en tratamiento, todos tengan  una supresión viral. Esto significa no solo se previene que desarrollen SIDA; sino que también  no transmitan el VIH”.

MEDIDAS

Por su parte, la subsecretaria de Salud Pública, Paula Daza, indicó que “las cifras nos muestran que llegamos a las personas que viven con VIH y  no lo sabían y eso es muy importante, porque significa que nuestro trabajo que partimos realizando hace un año, nos ha ayudado a focalizar la pesquisa”.

Para lograr el cumplimiento de la meta de ONUSIDA. El Ministerio de Salud impulsa una serie de estrategias que apuntan a 3 ejes:

Aumentar la pesquisa: #HazteElTestVIH

Una de las medidas más importantes es aumentar la pesquisa de personas que viven con VIH y no lo saben. Para ello se han coordinado acciones con las seremis de salud de cada región, junto con el rol fundamental de la sociedad civil, para la aplicación del test rápido a la población prioritaria, además de jóvenes entre 18 y 29 años en universidades u otros establecimientos educacionales,  bajo la campaña #HazteElTestVIH.

Mejorar el acceso a tratamiento

En marzo de 2018 se incorporó en el Auge la garantía de acceso a tratamiento en cualquier etapa de la enfermedad, independiente del nivel de linfocitos CD4, lo que significó tratar a personas que todavía no tienen siquiera un impacto en exámenes de laboratorio. A ello, se sumó la incorporación de tratamiento con menos comprimidos, favoreciendo la adherencia.

¿Por qué es importante el acceso a terapia? Porque el 88% de las personas bajo control logra carga viral indetectable, que de acuerdo a la evidencia,  no transmite el virus.

Diversificar las medidas de prevención

En cuanto a la prevención, en 2018 se distribuyeron más de 7 millones de preservativos masculinos en los consultorios para su entrega a usuarios. A ésta oferta, se incorporó por primera vez la distribución de condones femeninos para población prioritaria: mujeres viviendo con VIH o en control de Infecciones de Transmisión Sexual y trabajadoras sexuales.

Paralelamente, a partir del 1 de agosto próximo se entregará en hospitales del país la Profilaxis Pre Exposición más conocida como PrEp. Consiste en el uso de antiretrovirales para reducir el riesgo de adquirir una infección por VIH, focalizando su uso en poblaciones de mayor riesgo. Esta estrategia contempla una implementación progresiva, partiendo inicialmente en 9 hospitales del país: de Antofagasta; Luis Tizné, Padre Hurtado, El Carmen de Maipú, Barros Luco, San José, San Juan de Dios; de Temuco y de Puerto Montt.

En el segundo semestre de este año se lanzara la Campaña de Prevención de VIH, para lo cual se aumentó el presupuesto de $400 millones a  $ 800 millones.