• El Dr. Glenn Hernández, fue nombrado como “Maestro de la Medicina Intensiva” por la Sociedad Chilena de Medicina Intensiva (SOCHIMI).

 

Existe una maniobra que puede reducir considerablemente la mortalidad de pacientes en shock séptico. Una técnica, que se está utilizando en diferentes centros de salud del mundo y que el connotado doctor Glenn Hernández compartió con los profesionales del Hospital Regional Libertador Bernardo O’higgins.

En ese contexto, la Unidad de Pacientes Críticos (UPC) del HRLBO, organizó una presentación sobre “Reanimación del Shock Séptico Basada en Fisiología”, la cual fue encabezada por el profesor titular del departamento de Medicina Intensiva de la escuela de Medicina de la Universidad Católica y actual “Maestro de la Medicina Intensiva”, nombrado por la SOCHIMI, el Dr. Hernández.

“Esto tiene que ver con cómo resucitamos mejor a los pacientes en shock. Para eso, mostramos distintos caminos y destacamos una maniobra que es el “tiempo de rellene capilar”, un test que se puede hacer en cualquier parte, que no requiere tecnología, se hace con las manos y que puede disminuir la mortalidad del paciente en shock séptico”, aseguró el especialista.

Respecto de cómo se originó la idea de desarrollar la presentación, la doctora María Alicia Cid, jefa de la UPC, sostuvo que “invitar al doctor Hernández nace de la necesidad que tenemos como profesionales de mejorar, no solo la parte asistencial, sino también, desde el punto de vista académico y científico” agregando que “la charla tuvo una excelente convocatoria, médicos, especialistas, internos, enfermeras y diferentes profesionales casi repletaron el auditorio del establecimiento”.

Evaluando el tiempo de rellene capilar, se puede determinar si un paciente se recuperó del shock séptico. En ese sentido, el médico intensivista, Dr. Glenn Hernández, indicó que “a diferencia de otros, este parámetro es súper específico, es decir, se normaliza el tiempo de rellene capilar y esto significa que la oxigenación de los tejidos en el paciente mejoró y esa es una señal muy importante en su recuperación” añadiendo que “la técnica fue utilizada en los años 80’ pero había sido abandonada, nosotros lo que hicimos fue rescatarla y posicionarla en un rol distinto”

Además, la Dra. Cid, señaló que “esta presentación fue un gran aporte porque la forma en que la gente de la Universidad Católica ve la medicina crítica no se centra en la tecnologización, sino en la relación de estar al lado del enfermo, con tomarle la mano, ver la temperatura, medir el rellene capilar, etc. Esa es la medicina que nosotros como Hospital Regional queremos hacer”.

El procedimiento es transversal, ya que se puede aplicar en una posta rural, en un hospital público o en una clínica privada, registrando buenos resultados a nivel mundial, en beneficios de los pacientes.