• El We Tripantu es un cambio de ciclo de la vida, cuya clara señal es el solsticio de invierno.

Como ya es tradicional, cada año los pequeños del Jardín Infantil Arcoíris del Hospital Regional Libertador Bernardo O´Higgins celebran el We Tripantu o Año Nuevo Mapuche.

Los niños y tías del recinto, caracterizados a la usanza de sus ancestros, plantaron un canelo, -árbol sagrado mapuche- el cual fue donado por la unidad de paisajismo del hospital, para esta tradicional ceremonia que simboliza el crecimiento emocional y personal , tanto de las tías como de los niños y niñas del “Jardín Infantil Arcoíris”.

La Tía Pamela Moreno, Encargada de la Unidad educativa, señaló que “ya es tradición celebrar el We Tripantu, nuestros antepasados nos enseñan que esta celebración significa la venida del nuevo año, asimismo los niños aprenden que se celebra la salida del sol y comienza un nuevo ciclo. Esta rogativa es para obtener nuevas energías en su inicio y sea fructífero para todos”.

Por su parte, la tía Ana Cuevas señaló que “Esta celebración es muy importante para el pueblo mapuche”. En tanto, la tía Patricia Briceño, indicó que “Las familias y comunidades realizan ceremonias de gran significado religioso”. Ambas profesionales, cumplen 41 años de trabajo en el Jardín Infantil y este será su última celebración del We Tripantu, pue se acogen a retiro.

Habitualmente, el We Tripantu se realiza antes que se oculte el sol en el horizonte y durante la noche del 23 de junio se espera hasta el amanecer la llegada del “nuevo sol que regresa”, el ritual que invoca a los antepasados, es dirigido por una machi o lonko del lugar.

 

Jhonatan Sleiger, apoderado del jardín infantil y encargado de traer la música en esta oportunidad, manifestó que “la música es especial en esta celebración del Año nuevo mapuche, además los niños tienen acceso a la verdadera cultura de nuestros pueblos ancestrales”.

En la oportunidad, los niños pudieron disfrutar de los platos típicos mapuches, como el charquicán, piñones, la trufkenkobke (tortilla de rescoldo), entre otros.

Los mapuches coincidentes con muchas civilizaciones, determinaron claramente la influencia, en la tierra, de Kuge la luna y Antu el sol, dando inicio a otro clico de vida en el mundo mapuche y la madre tierra.