Imprimir

Son pasadas las 8 de la mañana y las voluntarias y voluntarios de la Unidad de acompañamiento espiritual del Hospital Regional Libertador Bernardo O´Higgins (HRLBO) se comienzan a reunir junto al capellán católico del centro de salud, Padre Claudio Godoy.

Con mucha energía positiva y alegría, se preparan para una nueva jornada de entrega de desayunos a los pacientes que llegan (en esta oportunidad) al Cae (Centro Adosado de Especialidades) donde están ubicados los diferentes box médicos de atención. Café, té o chocolate y una bolsita de galletas, son las raciones para cada uno de los pacientes, que vienen muchas veces de los rincones más recónditos de nuestra región.

El sacerdote Claudio Godoy, capellán católico del HRLBO, y quien acompaña a las voluntarias (os) a entregar estos desayunos, señaló que “Los martes llegamos hasta las distintas unidades del hospital, mientras que todos los jueves estamos en Oncología entregando estos pequeños desayunos, que son al final 120 raciones y con muchas energías positivas para nuestros hermanos pacientes. Muchas veces salen muy temprano desde sus hogares en la Región de O´Higgins, además mostramos una Iglesia samaritana, que quiere estar con todos los predilectos de Jesús”.

Cada uno de los voluntarios (as) que forman parte de este grupo, consiguen y gestionan los recursos para que nada falte en sus entregas de amor y cariño. El voluntario del grupo Acompañamiento Espiritual, Manuel Contreras, manifestó que “todos nos sacrificamos un poquito para que todo funcione, es una emoción muy grande, especialmente cuando sales muy temprano de la casa, tomar un tecito o chocolate te reconforta”. En tanto, su compañera, María Carriel, dice que “esta obra me hace muy feliz, mientras tenga las fuerza suficientes voy a continuar con esta entrega solidaria junto a mis compañeras y al padre Claudio”.

Para los pacientes como Hernán Diáz, quien viene de la comuna de Chimbarongo al HRLBO, “esta acción de los voluntarios es muy buena y no se ve en ninguna parte, uno llega a las 7 de la mañana y es muy reconfortante”.

Por su parte, la religiosa Margarita Nahuelpán, de la orden de la Congregación de las Hermanas de la Santa Cruz, de Río Bueno, cerca de Osorno, aseguró que “viajé toda la noche para acompañar a mi hermana que está con un cáncer, ella salió muy temprano de su casa, gracias a los bienhechores que colaboran con esto”.

En su contraparte religiosa, pero que también nace, según dice, “en el corazón de Dios en beneficio de los pacientes”, el Pastor Mario Vergara junto a un grupo de voluntarias de la Iglesia y  Movimiento Cristiano Jesús de Nazareth, entregan desayunos los días lunes y viernes en la mañana. “Esta es una manera de retribuir lo que nos está dando Dios cada día, el servicio es lo más importante, damos café, milo, té y galletas, junto a una oración y una palabra de aliento”, sostuvo el Pastor Vergara, quien además agregó que “en relación a la tarde llegamos los martes y jueves en hasta la unidad de urgencia con nuestras raciones para quienes lo necesiten, alcanzando ya los 160 desayunos y onces. Un café, té o milo es muy reparador para los hermanos enfermos, recibiendo la ayuda de nuestra congregación y particulares que nos apoyan en todo”.

En tanto, la enfermera Elizabeth Moreno, Jefa del Departamento de Participación y Satisfacción Usuaria del Hospital Regional LBO, manifestó que “nuestro establecimiento hace varios años que autoriza la entrega de desayunos y onces, entendiendo la importancia que tienen estos alimentos para la comunidad usuaria que muchas veces no alcanza a comer para llegar a tiempo a su consulta, examen o retiro de medicamentos”, añadiendo que “tanto los voluntarios de la Unidad de Acompañamiento Espiritual, como también del Movimiento Cristiano Jesús de Nazareth, se la han jugado 100% por sus pacientes, porque no es fácil conseguir los alimentos, sin embargo, los voluntarios siempre se las arreglan para que nunca falte comida para la personas”.

Una generosa entrega, gracias al buen corazón de los particulares que donan a ambos voluntariados los recursos o insumos para que, tanto pacientes como acompañantes, que llegan al Hospital Regional LBO  puedan recibir estos desayunos y onces que a veces tanto necesitan especialmente en estos fríos días y noches donde las temperaturas han bajado considerablemente.