• Diversos estudios señalan que la permanencia y demasiada exposición a las pantallas por contenido revisten un serio peligro.

Rancagua, 25 de marzo 2019.- En nuestro país, existen más de 25 millones de teléfonos móviles, lo que significa que de cada cuatro personas tres tienen y portan un celular. Vivimos rodeados de computadores, televisores y por razones obvias, la tendencia sigue al alza.

Ante esta realidad en Chile y nuestra región, el Jefe de la Unidad de Pacientes Críticos infantil del Hospital Regional Libertador Bernardo O”Higgins y Presidente de la Sociedad chilena de Pediatría filial O”Higgins, Dr. Marco González, manifestó que “el uso de pantallas en el país lleva a un análisis bastante serio, existen incluso recomendaciones de la academia de Pediatría que ya llevan un tiempo, si bien es cierto estaban tratando de velar por la salud infantil, ya están obsoletas por lo que vivimos en la actualidad”.

En nuestras familias chilenas existen computadores, televisores y casi todos los integrantes tienen un teléfono celular, la exposición a la cual están sometidos los niños, desde muy corta edad, es muy alta.

En ese contexto, el Médico Pediatra, señaló que “por un lado puede tener beneficios y con esto se va a analizar lo que es la crianza de los niños que sigue siendo una responsabilidad de los padres, quizás también el uso de una pantalla es una forma de entretener al niño cuando un adulto debe realizar otras labores, delegando de esta manera el compromiso con los hijos a un dispositivo digital”.

Lo importante es recalcar que la ciencia ha demostrado que el aprendizaje en los menores de dos años está muy relacionado con sus padres, hermanos y cuidadores. Los expertos, recomiendan mantener lejos los dispositivos e interactuar con ellos sólo como entretención ocasional. Por sobre los dos años de edad, se aconseja usar celulares con precaución, revisando contenidos y tratando de tener un control parental sobre la accesibilidad de las imágenes para evitar posibles efectos traumáticos en los niños.

 

EL Pdte. de la Asociación Chilena de Pediatría, manifestó además que “La exposición sobre  los dos años se recomienda que no sea más allá de 2 horas diarias. Por otro lado desde el punto de vista educacional, estos dispositivos nos ayudan a entregar conocimiento, pero esto es cuando detrás de la entrega de información existe un guía y que necesariamente debería ser supervisada por los padres, es por ello que si obsequiamos un dispositivo para uso infantil, debe hacerse en forma dirigida, existiendo páginas que le pueden ayudar en ello”.

Si nosotros dedicamos tiempo para interactuar con nuestros niños, aunque sea breve, ese periodo es de mucho mejor calidad que cuando los dejamos a disposición de las pantallas o diferentes dispositivos digitales. Una de las recomendaciones, es no mantener celulares en los dormitorios, reunirse como familia y ver contenidos apropiados, siempre bajo la supervisión de los padres, un ejemplo permanente en la formación de nuestros hijos.