Donación  de órganos.…donar vida….después de la vida

 

  • Un posible donante es un paciente que tiene un daño neurológico irreversible e incompatible con la vida, en el cuál el cerebro dejó de funcionar

Rancagua, 18 de febrero 2019.- El primer procuramiento de órganos del año 2019, se realizó en el Hospital Regional Libertador Bernardo O”Higigns (HRLBO), se trató de un paciente masculino de aproximadamente 50 años, quien había manifestado en vida a su familia su deseo de ser donante, siendo su esposa quien reafirmó el procuramiento y autorizó la donación de hígado y corneas, de su recién fallecido esposo.

Para la Sra. Clorinda, el hecho que su pequeña hija de tan sólo 14 años les haya hablado durante un almuerzo del significado de  una donación de órganos, les cambió la idea de lo cotidiano y llevaron esto a la práctica. “No sé de donde saqué la fuerza, y aunque el dolor era muy grande, pensé en lo conversado en familia y autoricé la donación, que se mi marido habría estado feliz”, el llamado es a las familias que pasan por el fallecimiento de un ser querido a que sean donantes y ayuden a salvar a más de una vida con sus órganos, concluyó la esposa del primer donante del HRLBO

La importancia de ser donante es fundamental, especialmente para todos quienes son receptores y  esperan un órgano para seguir viviendo, ello implica y se refiere a una lista de espera de pacientes o prioridades que necesitan algún trasplante de órganos.

Las últimas cifras entregadas por el Ministerio de Salud (Minsal), destacan que en el año 2018 se registró el menor promedio mensual de donantes en 20 años, escenario totalmente diferente al 2017, el mejor año en la historia de nuestro país.

Para el Dr. Sergio Pacheco médico residente de la Universidad Católica, el hecho de ser donante marca un hito antes y después de la vida porque “lamentablemente la tasa de donantes ha tenido un descenso bastante grande, lo que ha significado muchas personas que necesitan órganos con suma urgencia, no tiene acceso a ellos y terminan falleciendo, siendo esa la dura realidad ente la falta de donación de órganos”, concluyó el médico residente.

Actos como el de esta persona y su familia, son acciones nobles que permiten a otras personas ser trasplantados y especialmente a quienes tanto lo necesitan con su donación de órganos, esperando que los procuramientos o donacion sigan aumentando en el país.

En tanto, Bárbara Figueroa, Enfemera Jefe de la Unidad de Procuramiento de Órganos y Trasplante del HRLBO, señaló que “uno no puede determinar la cantidad de órganos para procuramiento, ahora partimos recién con nuestro primer donante y esperamos que este año sea menos negativo tanto en vida como familiar y se conviertan en donantes efectivos”.

Respetar la voluntad de los donantes es fundamental en ambas circunstancias, lo importante es conversar este tema tan delicado al interior de sus familias, para que ellos conozcan la voluntad y la decisión que deben respetar al momento del deceso del paciente, en un proceso que por supuesto es doloroso ante la pérdida de un ser querido, pero que permitirá  que puedan obviamente ser donantes, es una esperanza para que un pedacito de uno entregue vida y continúe con los sueños de todos, sentimiento y metas que llevamos interiormente, tanto donantes como receptores sin olvidar nunca que donar órganos es …….entregar vida…después de la vida.