El taller denominado “Cuidados pre y post tratamiento de Cáncer de Mamas” se desarrolló en la sala multigremial del Hospital Regional LBO y estuvo dirigido a pacientes y familiares con la enfermedad de cáncer de mamas. La instancia, organizada por la unidad de Patología Mamaria del Hospital Regional LBO, contó  y la colaboración de la Fundación “Yo Mujer”, junto a su directora y  autora del libro “Mil preguntas sobre el cáncer de mamas”.

La sicóloga de la unidad de Patología Mamaria y Alivio del Dolor, Glenia Acuña, señaló que “las pacientes con cáncer de mamas sufren un cambio radical en su vida, siendo la función del equipo de que la paciente enfrente de la mejor manera posible su diagnóstico y tratamiento, mejorando ostensiblemente su calidad de vida y expectativas”, manifestó la sicóloga”.

Por su parte Edith Salazar, enfermera y directora de la fundación “Yo Mujer”, manifestó que “esta fundación es sin fines de lucro y nació en el año 1998 por la necesidad y desconocimiento de las enfermas de cáncer de mamas, ante muchas dudas y falta de red de apoyo en relación a su enfermedad”, apuntó.

La enfermera indicó también que “deberíamos imitar a los países desarrollados que al tener una alta prevalencia de esta enfermedad, enseñan desde el colegio en su malla curricular el auto examen y el autocuidado en la salud mamaria. Nadie mejor que uno puede determinar si hay algo extraño en ellas, como dureza o protuberancia o algún cambio de color”, sentenció la colaboradora.

El cáncer de mamas, no sólo afecta a la mujer sino que a todo su entorno, generalmente las mujeres son el pilar de su núcleo, organizan el quehacer y cuando ocurre una enfermedad y a veces se diagnostica tardíamente, esto causa estragos en la familia.

Para los familiares de personas que han sufrido esta terrible enfermedad, como Verónica Fuenzalida “es también muy doloroso para el entorno de la familia, todos sufrimos por igual, especialmente para mi pues tuve que dejar el colegio para cuidarla, mi padre no asumió esta enfermedad de inmediato, superándolo de a poco con un gran apoyo espiritual”, relató Verónica.

Verónica Silva, relató que “para mí ha sido terrible pero lo he sabido llevar, nadie está preparado para recibir una noticia así de la noche a la mañana, pero hay que saber salir adelante, con las quimio, cirugías y tratamientos”.

Las mujeres deben iniciar a palpar o examinar sus mamas a contar del momento de su desarrollo es decir entre los 16 y 17 años y realizarlo, todos los días 10 después del ciclo menstrual, o sea si su ciclo menstrual llega el día 5 del mes, el día 10 debería estar examinando sus mamas, debido a su baja congestión en ese período.

Posteriormente toda mujer debe realizarse una mamografía, la primera de ellas a los 35 años, y después de los 40 todos los años, aunque las anteriores hayan salido negativas.

El autocuidado es fundamental para poner atajo a una enfermedad que cada día causa daño irreparable a las mujeres en el mundo.